Si tantas actividades y diversión te abren el apetito, no te querrás perder esta deliciosa paella condimentada con valores de los buenos: los del comercio justo.

¡Porque ponerse las botas no está reñido con ser solidario!