El muro del famoso movimiento internacional ‘Antes de morir quiero…’ de la estadounidense Candy Chang, hace reflexionar sobre las cosas realmente importantes de la vida y motivar a hacerlas. También significa un espacio de libre expresión.

El muro siempre tiene una aceptación excelente, quedando totalmente cubierto con mensajes de cualquier persona que pasa por delante.

No hay edad ni limitación alguna para participar, es algo colectivo y voluntario, una actividad participativa y muy creativa que nos ayuda a dar valor a cada palabra que uno piensa y escribe en el muro, y que para cada cual puede tener un significado muy especial. Uno piensa en lo que escribe y reflexiona sobre lo que escriben los demás.